Vecinos y facilitadores Punto Vecino ChileAtiende

Punto Vecino ChileAtiende: los trámites del Estado en el barrio

Confianza, cercanía, cariño. Las relaciones que se establecen en los Centros de Familia Digital son alegres y allí, en el corazón de las villas, gracias al convenio con ChileAtiende, los vecinos y vecinas pueden hacer trámites del Estado en cada Punto Vecino.
Ellas conversan, tejen y comparten conocimientos. Están contentas, no sólo son vecinas en una villa de La Florida, sino que son amigas. “Mi marido se sorprende cuando me ve en la casa”, confiesa una de ellas y todas ríen. Es que los Centros de Familia Digital, de la Fundación de las Familias, se han convertido en una suerte de segunda casa para muchas personas, especialmente adultas mayores.
 
Están insertos en el corazón de villas y poblaciones, donde se puede aprender desde punto cruz a usar bien el celular. Y, gracias al convenio con ChileAtiende, también pueden hacer trámites del Estado en el Punto Vecino ChileAtiende más cercano a sus casas. Todo con el apoyo de las facilitadoras y facilitadores.
 
Ellas y ellos son claves en el proceso. Son quienes guían y acompañan a los vecinos que se acercan a los Centros Familia Digital para hacer los distintos trámites o acceder a la tecnología con la que no cuentan en sus casas o no entienden bien.
 
“Aquí viene mucho adulto mayor y hay muchos que no saben ni siquiera prender un computador”, explica Ximena Rosales, facilitadora de la sede de La Florida. Y agrega: “Cuando las personas vienen a buscar cierta información y veo que no saben manejar un computador, yo les enseño”.
 
Y así lo corroboran las vecinas. “Las niñas tienen una voluntad única para enseñarnos y nos facilitan cómo lo podemos hacer, qué es lo que podemos hacer, nos atienden bien, nos quieren mucho. Pasamos metidas aquí”, señala Ana María Molina. Edith Quintero añade que “las chicas tienen muy buena voluntad. Están llanas a darte lo que necesitas. A lo mejor en otra parte te van a decir, hágala corta”.
 
Esa mano guía, que inspira confianza, puede marcar la diferencia entre acceder o no a un beneficio. Tal fue el caso de Marta Valdebenito, quien dice que no sabe usar el computador: “Yo había ido a la municipalidad a buscar unos papeles y me habían dicho que tenía mi puntaje muy alto y vine aquí a sacar mi ficha de protección social y no tenía el puntaje alto, estaba bien para poder hacer los trámites que estaba haciendo”.
 
Insertos en el barrio
 
La cercanía es otro aspecto relevante. “Aquí puedo hacer todos los trámites. Antes había que sacar un certificado en el 14 (de La Florida) y ahora lo hacemos aquí mismo, cerca de la casa, y además que tienen la voluntad y es gratis. Un día en la municipalidad me pidieron un certificado de matrimonio. Vine para acá y me lo sacaron al tiro”, narra María Valenzuela.
 
Valeska Tenorio es facilitadora en El Bosque y tiene un relación cercana con vecinos y vecinas. Está contenta con el convenio entre la Fundación de Las Familias y ChileAtiende y el impacto que éste ha tenido en la gente. Destaca, en este sentido, lo fácil que ha resultado usar el portal de ChileAtiende: “Está toda la información, saben cómo manejarlo, no tiene esos íconos escondidos que tienen algunas plataformas y que a uno le dice que tiene que pinchar donde dice trámite en línea y no lo encuentra en ningún lado, aquí los accesos están súper claros, súper marcados, están en otro color que hace que se destaque y lo puedas encontrar de una manera más expedita”, explica.
 
El Centro de Familia Digital San Francisco en la comuna de El Bosque se encuentra lejano a los centros de atención de los principales servicios del Estado. “Cada papel que uno va a sacar es pagar un colectivo, porque para acá no hay micro directa para donde está la municipalidad. Son 600 pesos, y de ida y vuelta, ya son 1.200”, cuenta Thelma Gárate. Por eso su amiga María Pizarro puntualiza que la llegada del Punto Vecino ChileAtiende al barrio “es lo mejor que ha pasado, es una cosa indispensable. Encuentro que es fabuloso tener a mano todo lo que uno necesita, los documentos que uno necesita. Es bueno para la villa, para todos los vecinos”.
 
Así lo experimentó Sebastián González, quien tiene 21 años y necesitó el certificado de antecedentes para buscar un trabajo. “Aquellas veces que lo he requerido ha estado ahí, me ha ayudado a sacar los papeles, sin tener que ir al Registro Civil lo cual es bastante bueno, está a una cuadra de mi casa, lo cual es una herramienta bastante útil para hacer los trámites. Vienen incluso de otras villas a hacer los trámites acá”.
 
También destacan el trabajo de Valeska como facilitadora. “Cuando necesitamos algún papel, aquí la Vale viene, nos explica, pero más bien al principio lo hace ella porque nos cuesta aprender. La tercera edad realmente necesitamos esa ayuda”, indica Thelma Moreno.
 
 Así también lo destaca Pía Prieto: “El portal de ChileAtiende es muy bueno y la niña que trabaja aquí, nos ayuda mucho en el tema de ir aprendiendo y cualquier duda que tenemos ella nos ayuda”.
 
Inserto en el corazón del barrio, las personas en el Centro Familia Digital van y vienen. En la tarde llegan los niños y niñas. Así lo hacen los sobrinos de Sebastián, quien explica que para él es una tranquilidad saber que están en un lugar tranquilo y seguro para poder conectarse a redes sociales.
 
Así, mientras los más pequeños juegan, los adultos mayores aprenden de tecnología y los jóvenes buscan nuevas oportunidades, vecinas y vecinos encuentran en un solo lugar lo que necesitan.